[…Las Fuerzas Armadas deben garantizar el orden, y el Estado, conceder la justicia social para combatir a los verdaderos enemigos de la Nación…]


Mensaje del Coronel Juan Domingo Perón a los trabajadores (01-05-1944)


Historia de un Genio


[…Las historias importan. Muchas historias importan. Las historias se han usado para despojar y calumniar, pero las historias también pueden dar poder y humanizar. Las historias pueden quebrar la dignidad de un pueblo, pero también pueden reparar esa dignidad rota … cuando rechazamos la historia única, cuando nos damos cuenta de que nunca hay una sola historia sobre ningún lugar, recuperamos una suerte de paraíso…]

Chimamanda Ngozi Adichie

Primeramente es de vital importancia dejar aclarado que Barrio Uno posee tantas historias en relación a su origen, como vecinos puedan contarlas mediante sus vivencias. Todas estas historias deben ser valoradas como tales sin perder un ápice por no tratarse de la "historia oficial". A continuación desarrollaremos un breve pasaje histórico del barrio, surgido a partir de la bibliografía consultada, de diarios de la época y de las entrevistas realizadas a los vecinos.
Esta es nuestra visión sobre el origen del barrio. Por una parte tirnr como fin ser lo más fidedigna posible y por otra, esperamos sirva para despejar dudas sobre cómo y por qué surgió este barrio devenido en residencial.

Los tiempos estaban cambiando. El golpe del ´30 quedaba atrás, pero estaba creciendo, cada vez más, el poder desde la presidencia de Justo y junto a éste la década más decadente y vacua de la historia argentina. Entre fraude patriótico y relaciones carnales con Inglaterra la política económica del país navegaba hacia un futuro incierto y despreocupado por parte de los gobernantes ´autoelegidos´. Entre toda esta montaña de posturas egoísta – lucrativas un ingeniero civil recibido en Europa daba sus primeros pasos como Ministro de Obras Públicas de la Nación, cargo que retomaría con el gobierno siguiente. Durante este período presentó un proyecto que, posteriormente lo inmortalizaría en la historia, el mismo sería aprobado el 30 de Septiembre de 1935 durante la presidencia de Justo. Pero pasarían 10 años hasta que se iniciara la obra, dándose fecha oficial al ser colocada la piedra fundamental el 23 de Diciembre de 1945.

Primeras imágenes de Barrio nº Uno
Diario La Prensa - 13 de Marzo de 1949
Lamentablemente este ilustre ingeniero sólo es recordado por el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, el cual lleva su nombre. Juan Pistarini (1882 - 1956) es el hombre al que hacemos referencia. Lo lamentable es que el común de la sociedad argentina desconoce la magnitud de su obra. Por lo cual nos sentimos obligados a hacer alguna referencia al respecto. Su trabajo cobra relevancia allá por el ´44 y continuó incansablemente hasta que estuvo en actividad. Entre sus logros se encuentran miles de kilómetros de ruta, 10.000 escuelas, 1.017 Instituciones Secundarias y Terciarias, la mayoría de los actuales cuarteles del ejército, hoteles en San Luis, Bariloche y Ushuaia, espacios de esparcimiento y balnearios populares (como el de Costanera Norte), barrios inspirados en la construcción colonial misionera que admiró durante un viaje a California. Tanto los barrios populares individuales, como los barrios colectivos de monobloques o los barrios militares, tal es el caso del de suboficiales en Campo de Mayo. Por medio de la contratación del Arquitecto Ernesto Vautier, el Teniente General haría construir los edificios de Vialidad Nacional, del Ministerio de Obras Públicas, entre otros.
Simultáneamente erigiría el Aeropuerto de Ezeiza y la autopista que lo conectaría con la ciudad. Pero su sueño no tenía límites. Construyó un aeropuerto con una pista de 3.000 metros aproximadamente, en una época donde los aviones necesitaban apenas de 500 a 700 para aterrizar. Ésto da muestra de su visión de futuro, otro rasgo de este proyecto ´de locos´, tal cual era la concepción de los contemporáneos de aquel entonces y que nos deja de manifiesto cual era el sueño real del Ministro.

La fecha de la inauguración del Barrio Justicialista nº Uno o Barrio Aeropuerto es desconocida, puesto que el acto fue realizado entre los habitantes del Barrio y las autoridades, pero estos datos parecen no haber sido de mayor importancia para los diarios de la época, puesto que en las consultas realizadas obtuvimos muy poco material para dar por sentada tal fecha. Solo nos queda dejarnos llevar por los testimonios de los que estuvieron en ese momento y hoy nos lo pueden contar. La mayoría de los vecinos originales del barrio toman como fecha de inauguración del mismo a la del aeropuerto a fin de fijar un día y así conmemorarlo a medida que pasen los años. Este barrio, relativamente joven, fue ocupado, o bien, pensado, tanto para el personal aeronáutico como por, según varios testimonios de vecinos de aquella época, empleados de clase media y alta que trabajaba en la obra y/o que luego trabajarían en el aeropuerto una vez inaugurado.


Según entrevistas extraídas del libro “Las Vacas Vuelan” de Patricia Celia Faure realizadas a Ramón Martínez, vecino del barrio desde su inicio “el Barrio nº Uno se iba a extender sobre la Jorge Newbewry, tanto de un lado de la ruta como del otro”. Otro dato obtenido de un diario de la época nos cuenta que el proyecto entero de Pistarini poseía dos etapas. La primera se llegó a completar el domingo 30 de Abril de 1949, día de la inauguración del Aeropuerto. En dicho acto el Presidente Juan D. Perón diría: “el aeródromo de Ezeiza, que de hoy en adelante se llamará Ministro Pistarini, llevará ese nombre no por decisión del Gobierno, lo que representaría un acto administrativo más, sino por decisión de los propios trabajadores que lo han construido, decisión popular que en nuestros tiempos, en esta nueva Argentina, tiene más valor que si el propio Gobierno lo hubiera dispuesto”.

Un día antes, el 29 de Abril, se había hecho una cena con la cual se dio inauguración al Barrio Uno. Lamentablemente en la actualidad los documentos que avalan estos datos son considerados, casi inconseguibles y solo esta fecha flota en los recuerdos de los primeros vecinos.

En un discurso, realizado el día que se dio Acta Inicio a la obra del aeropuerto, Pistarini manifestó la inminente necesidad de un barrio en las cercanías para los futuros trabajadores a fin de evitarles incomodidades debido a lo alejado del lugar.


Volviendo a este hacedor de caminos debemos decir que amaba los árboles, ya que, por una lado los hizo plantar por todos lados y por otro, los trabajadores que construían el aeropuerto lo recuerdan controlando el riego de cada árbol que iban plantando en el bosque. Dicen que plantó más de 7 millones ahí. Este fue un estilo que caracterizaría a la gigantesca obra de este ser, podríamos decir, sobre – humano y que nos dejó como herencia para nosotros y para la posteridad de este hermoso país que amamos y cuestionamos.


Como hemos dicho desde que iniciamos este marco histórico, nos hemos dado cuenta que el Ministro Juan Pistarini debe tener un lugar destacado en este escrito. No por que queramos buscar a un héroe para reivindicarlo, sino porque al descubrir la magnitud de su obra, sería injusto y poco serio no dedicarle siquiera unas palabras, sería como diría Evita en el libro “La Razón de mi vida”: “aunque no fuese más que en una pequeña nota, al pie del capítulo maravilloso que la historia ciertamente dedicará a Perón”.


Sumado a este majestuoso logro de la ingeniería, la vida de Pistarini tendría condimentos que el mismo ni imaginaba. Nos resulta impactante, y por eso creemos no es un dato más de color, el trágico, solitario, injusto fin al que fue condenado este ingeniero de lo virtuoso.

Tras el triunfo de la Revolución Libertadora con el segundo bombardeo, esta vez sobre la refinería de Mar del Plata, Pistarini fue detenido, quizás por cargar con ser, como diría Evita años atrás, ´el corazón de Perón´.

Seguidamente, si bien tenía una edad avanzada y su salud empeoraba a pasos de gigante fue confinado a un calabozo en el penal de Ushuaia, si, ahí donde una vez construyó un Hotel. Finalmente obtuvo su libertad un 29 de Mayo de 1956, pero esta vez sería una vez y para siempre. Luego de ser perseguida su familia, de ser sometido a torturas morales le fue quitado su haber de retiro y hasta la pensión de militar de su mujer. Fue inhibido de sus escasos bienes y privado de asistencia médica librándolo así a su suerte. La Libertadora no lo mató, simplemente lo dejó morir, pero su alma ya había sido amputada el día que lo privaron de ver la finalización de su monumental e impensado proyecto visionario.


Finalmente nos gustaría agregar a estas páginas nuestro deseo de que los que todavía la peleamos tengamos, aunque sea un ápice, algo, de esa esencia de hombre emprendedor y de magia que solo puede tener un verdadero Genio.

Ya dijimos que la obra de Pistarini tendría dos etapas; una terminaría el ´49 (y así fue) y la otra, aproximadamente en los ´60 dando un cierre a casi dos décadas de construcción. Al término de cada etapa existirá un aeropuerto completo desde el punto de vista de su fucionamiento. Esta funcionalidad iría avanzando al tiempo que iría avanzando la aviación en el país. Dicho de otra manera, el proyecto del Ministro no era estático, sino que avanzaría acorde a los requerimientos que vaya necesitando el rubro.


Pero aquí es donde nos surge una pregunta.

¿Por qué finalizó este proyecto estando inconcluso? ¿Por qué quienes tomaron el poder no lo continuaron?
La respuesta es sencilla: “había que erradicar el peronismo” y para estos animales todo lo que rodeaba a Perón debía ser eliminado. Sus obras, su gente, los libros que lo mencionaban, todo. Había que hacer desaparecer todo.


Creemos que la Libertadora fue el eje donde todo cambió y por tal motivo decidimos introducir un breve fragmento extraído del documental "Perón, Sinfonía del Sentimiento" de Leonardo Favio sobre el Bombardeo a Plaza de Mayo el 16 de Junio de 1955, a fin de señalar el ensañamiento de los gorilas para con el peronismo. Por favor, disfrútenlo:



video

Gracias kriegsmarine1942 por el aporte.

CONTACTO por

CUNSULTAS o SUGERENCIAS

sebhawarhol@yahoo.com.ar


Algo

Al comenzar la investigación, nos encontrábamos un poco confundidos con respecto a que no sabíamos como comenzar, al ser nuestra primera experiencia en salir al campo de estudio.

Pero con el transcurso de la realización de esta, fuimos adquiriendo experiencia con respecto a las formas de entrevistar a las personas, las maneras de observar y redactar lo observado, etc.

También lo que nos ha sido de gran ayuda, fueron los apuntes de la cátedra, que al principio no los entendíamos mucho, pero luego nos fuimos dando cuenta que estaban muy relacionados con nuestra investigación.

Muros dentro de muros

Optamos por representar, por medio de la portada, ese muro intangible que hemos percibido en nuestras reiteradas visitas al Barrio nº Uno. Dicho muro posee dos formas de verse. Por un lado descubrimos que ese muro divide en posturas antagónicas a la sociedad existente. Los de “adentro” (los del barrio) no quieren que los de “afuera” invadan su territorio y estos últimos tildan a los primeros de “nuevos vecinos” en tono despectivo.

Finalmente otra manera de apreciar este muro invisible no es el tacto, puesto que no nos referimos al antiguo Berlín de posguerra. La apreciación necesaria para poder divisar, entre la neblina de la ignorancia, dicho muro es comprender que una división no siempre tiene que ser concreta, tangible. En este caso en particular la división de la que hablamos no consiste en una pared, ni siquiera una medianera. Simplemente se trata de una ruta, la 205, una autopista, la Richieri y mucho, mucho campo. Es de vital importancia aclarar que este muro que acaba dividiendo a los habitantes del barrio no solo fue observado por el equipo de intelectuales que desarrolla el presente trabajo, sino que también ciertos vecinos, tal vez no como un muro, pero si como una división, manifestaron su existencia en las diversas entrevistas.

Como agregado nos gustaría un dato más sobre el barrio y el muro. Dejando de lado esa envoltura transparente que tiene el barrio, dentro de éste, en esos chalets donde viven los llamados “nuevos” se han edificado verdaderas murallas que los aísla de su barrio, dado que si salen, siempre es en auto.

Esta nueva generación de familias parece demostrar que los vínculos sociales en los barrios cada día están más desgastados, no solo por un el efecto de un sistema que asfixia, sino que también por un momento histórico en que el mundo solo se desarrolla puertas adentro. Si éste es el siguiente paso en la evolución de las sociedades, todos debemos evitarlo a toda costa, porque no creemos ni queremos creer que la solución está en atomizar a tan hermosa humanidad.

Para finalizar este breve pasaje, debemos aclarar que la frase de la portada, esa que dice: “después de todo no son más que ladrillos en el muro” pertenece al tema “Otro Ladrillo en el muro” de Pink Floyd .